Wikirioja

El triángulo de los Cameros

El triángulo de los Cameros, ruta por los alrededores de Laguna, Muro y Cabezón, lugares para disfrutar de la tranquilidad de la sierra.

Historia

Cuando se llevan más de 15 años realizando una marcha de montaña puede decirse que la cita senderista es a día de hoy ya toda una tradición.

La marcha se viene realizando siempre y desde el primer año el mismo día Jueves Santo y aunque en los primeros años optaron por caminar desde Logroño hasta Laguna, con el paso del tiempo han ido reduciendo el recorrido e intentando visitar a pie enclaves y parajes de la zona.

Salida

La ruta parte de la plaza de ‘la Morera’; se abandona el pueblo atravesando sus empedradas calles, disfrutando la arquitectura tradicional camerana, piedra y madera.

Los escudos que lucen algunas casas dan muestra de la importancia económica que antaño tuvo la localidad.

Nos alejamos del pueblo hacia el cementerio siguiendo las señalizaciones del GR (raya roja y blanca), sendero de gran recorrido que recorre las Sierras y Valles de La Rioja.

La marcha

La ruta original del GR atraviesa el Solar de Tejada, la más antigua institución nobiliaria de señorío, creada en el 844 por Ramiro I y confirmados sus privilegios por todos los jefes de estado hasta Juan Carlos I.

Una senda que asciende por el barranco de las Majadillas nos conducirá hasta la ermita del Santo Cristo del Monte, llamada también ermita de la Santa Cruz, estratégicamente situada en medio de un frondoso rebollar, en el término municipal de Muro en Cameros, a nada más y nada menos que 1.130 metros de altitud.

Se desciende por otro de los muchos barrancos tributarios del río Leza y caminamos por senderos hasta alcanzar un corral llamado Los Villares, un curioso enclave con leyenda incluida donde se dice que el ejército de Abderramán, en su huida hacia el sur, abandonó aquí un tesoro.

De nuevo llegamos, aunque ahora sobre el corral de la Puentecilla, hasta la confluencia de los ríos Tejada y Muro. Ahora toca una subida con cierto desnivel y al alcanzar la cumbre nos topamos con la alambrada que delimita el territorio de Cabezón de Cameros, a una altitud de unos 1.200 metros.

A partir de ahora todo es descenso y el recorrido se aprovecha para visitar el yacimiento de Valdemayor, donde han quedado fosilizadas las huellas de un iguanodón (dinosaurio herbívoro).

Seguimos nuestro descenso por el barranco hasta llegar a Cabezón. A partir de aquí sólo nos quedan 3 kilómetros por carretera hasta llegar de nuevo a nuestro punto de partida, Laguna de Cameros.

El triángulo de los Cameros
Vota este artículo

Deja un comentario

Menú de cierre
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola