Monasterio de San Prudencio de Monte Laturce

Este monasterio en ruinas se encuentra cercano a la localidad de Clavijo.

monasterio san prudencio monte laturce

San Prudencio nació junto a las reliquias del obispo de Tarazona, Prudencio, muerto en Osma a fines del siglo VII. Según costumbre de la época colocaron el cadáver a lomos de una mula y así cargado, el animal no se detuvo hasta llegar a una cueva distante seis leguas de Logroño y allí fue sepultado, dicen los rituales de Tarazona y Calahorra.

El angosto valle se convirtió en santuario. En 956, sus monjes se unen al abad de Albelda; después extienden su acción religiosa y colonizadora por el río Jubera, y el Leza. Se les adhieren el eremitorio de Ruete, junto al río Jubera, en 1162; el de San Martín de Zenzano, en 1217; otro junto a Arnedo, en 1063; el de San Martín de Nalda, en 1064 y por los mismos años el de Pavía y Pampanito.

Años más tarde, en 1058, el abad de Albelda traspasó sus derechos al conde Jimeno Fortún, que queda como patrono hasta que en 1181 don Diego Jiménez, señor de los Cameros, lo dona con sus posesiones a los monjes del Cister, continuadores en Monte Laturce de los monjes benedictinos. Andando el tiempo, permutaron sus posesiones de allende el Ebro en Logroño por otras que Alfonso VII les dio en Lagunilla.

A la jurisdicción exenta de San Prudencio pertenecieron hasta 1873 las parroquias de Lagunilla, Ventas Blancas y Villanueva de San Prudencio.

Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp

Deja un comentario