San Mateo

san mateos logroño

Historia de las fiestas de San Mateo de Logroño

Las ferias de San Mateo de Logroño, no Patronales, remontan sus raíces a los años finales del siglo XII, cuando el día 7 de febrero de 1195 el rey don Alfonso libró un privilegio en virtud del cual se autorizaba a la “villa” de Logroño para que tuviese un “mercado franco”.

Este primer mercado fue ampliado a dos en el año 1.314, celebrándose uno de ellos en el mes de julio y el otro en los primeros días de septiembre.

Quinientos años después y, por consiguiente, en pleno siglo XIX, tanto el monarca Fernando VII en 1818, como la reina Isabel II en 1845 volvieron a refrendar nuevamente, al igual que lo habían hecho todos los monarcas de las Casas reinantes, la celebración de las citadas Ferias, esta vez centradas en la tercera decena del mes de septiembre, razón por la cual podemos considerar estas reales órdenes como los antecedentes más próximos a las actuales “Fiestas de San Mateo”.

Concretamente, el real decreto de la reina Isabel II decía lo siguiente:
“Conformándose S.M. la Reina (q.D.g.) con el parecer de V,S. y el de la Diputación Provincial, se ha dignado conceder al Ayuntamiento Constitucional de esa capital el competente Real permiso para que la Feria que se celebraba todos los años en los primeros días del mes de septiembre la traslade y tenga en los señalados desde el 16 al 23, ambos inclusive, del propio mes. De Real Orden lo digo a V.S. para su inteligencia y efectos correspondientes”

A aquellos mercados se fue uniendo paulatinamente la celebración de otros múltiples actos de carácter puramente festivo, determinando todo ello que como una especie de “acción de gracias” por los productos obtenidos en los campos al final de la recolección, las gentes de Logroño en particular y las de la provincia en general finalizaran con el desarrollo de un amplio programa constitutivo de las denominadas “Ferias y Fiestas de San Mateo”.

Estos festejos se mantuvieron como tal hasta el año 1957, cuando se incorporaron a la celebración los de la vendimia en honor a la principal riqueza de la región, el vino.
La unión se consolidó con el nuevo título de “Ferias y Fiestas de San Mateo y de la Vendimia Riojana”.

Actos principales

Por espacio de siete días, nuestra ciudad es una continua fiesta en la que tiene oportunidad de manifestar sus sentimientos de amistad a todos aquellos que se acercan a visitarla. Unos sentimientos que siempre fueron y son consustanciales con su forma de ser y sentir.

Pisado de la uva

El momento cumbre de las mismas lo constituye el “pisado de la uva” y su ofrenda a la Patrona de La Rioja, “Nuestra Señora la Virgen de Valvanera”, esto último por parte de los “Vendimiadores Mayores”, seleccionados entre los jóvenes de ambos sexos que voluntaria y públicamente hayan querido presentarse al concurso correspondiente.

Además el gran escenario de estas excepcionales fiestas viene deparado por un singular y multicolor Pregón y Batalla de Flores, que contabiliza artísticas carrozas normalmente decoradas con símbolos riojanos, y de numerosos grupos folklóricos y de otras entidades no solamente de nuestra región, sino también de otro país.

El chupinazo

El chupinazo es el inicio de las fiestas. Desde el balcón del Ayuntamiento de Logroño, el alcalde, junto a los vendimiadores, pronuncian un breve discurso y lanzan el cohete que da lugar al arranque de los 7 días de celebraciones.

Los toros

Logroño, la región y otras muchas gentes de las provincias limítrofes se vuelcan espléndidamente en la mejor animación de las fiestas, disfrutando de un amplísimo programa, como la celebración de varias corridas en la Plaza de toros La Ribera, con la intervención de las mejores ganaderías y diestros de España.

Las peñas

Las peñas logroñesas cobran su especial protagonismo al recorrer a su paso las calles animándolas con sus bailes y comparsas, con sus charangas y pasacalles, ofreciendo un pequeño espectáculo en el que la gente se concentra en las aceras de las avenidas por donde desfilan para participar de la simpatía y alegría con la que intervienen, mientras la ciudad sigue ofreciendo entretenimiento y diversión.

Los espectáculos pirotécnicos

Tras unos años de celebraciones en el Parque del Ebro, tienen lugar ahora en el Parque de La Ribera, junto a la Plaza de toros de Logroño.
Se celebra un concurso internacional de Fuegos artificiales, donde participan diversos paises.

Conciertos del ayuntamiento

La plaza del ayuntamiento, se convierte en escenario de diversos artistas a nivel provincial y nacional de actualidad en el panorama musical español.

Las fiestas de noche

Durante la noche, el buen ambiente, la facilidad para ampliar el círculo de amistades y la disposición de los responsables de los bares para proporcionar una placentera velada a la clientela están garantizados.

En las temporadas festivas las noches alcanzan su punto álgido, en especial las calles del chiquiteo como la calle Laurel, la calle San Agustín y la calle San Juan, entre otras, donde el festejo no tiene fin.

El entierro de la cuba

La quema de la cuba. El último día de fiesta finaliza con el entierro de la cuba, tras un previo desfile de las peñas por las calles más céntricas de la ciudad.

Vota este artículo

Relacionado

Deja un comentario

CONCURSO

cantineoqueteveo

10.000€

EN PREMIOS

Participa gratis en el concurso del año con hasta 10.000 € en premios

Si quieres participar, símplemente….

CONCURSO

cantineoqueteveo

10.000€

EN PREMIOS

Participa gratis en el concurso del año con hasta 10.000 € en premios

Si quieres participar, símplemente….