Calahorra

Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp

Calahorra es una ciudad y municipio de importancia histórica con cerca de 24.000 habitantes en el este de la comunidad autónoma de La Rioja, en el norte de España. Calahorra es la segunda ciudad más grande de la región.

Crucero de Calahorra

Calahorra está situada en la margen norte del río Cidacos, a unos 3 km de su confluencia con el Ebro, que también limita con la Comunidad Foral de Navarra, a una altitud de unos 360 m. Logroño, capital de la Rioja, se encuentra a unos 50 km al noroeste. El clima es templado a cálido; las lluvias (aprox. 545 mm/año) caen durante todo el año.

Datos de interés de Calahorra

  • Situación: Pertenece a la comarca de Calahorra. El término municipal se ubica en la confluencia de los ríos Ebro y Cidacos, que forman una amplia llanura fluvial.
  • Población: 24.000 habitantes. (Segun datos del INE para 2019)
  • Superficie: 94,4 km2.
  • Altitud: 358 m.
  • Núcleos de población, barrios o aldeas: Murillo de Calahorra.
  • Alrededores: Parque del Cidacos. Humilladero, se levanta a la entrada de la ciudad en memoria de los peregrinos que utilizaban la antigua calzada romana desde el mediterráneo. Fuente de trece caños. Los Agudos. Pantano Estanca Perdiguero, construido en 1855, espacio para recreo. Sotos del Ebro.

Fiestas

  • 3 de marzo, Santos Emeterio y Celedonio.
  • Última semana de agosto, traslado de las reliquias de los santos.
  • En Semana Santa destaca la gran procesión del Viernes Santo y el mercado romano del sábado y Domingo de Ramos.

Economía

Es el gran centro socioeconómico de la Rioja Baja y el municipio más poblado de la comunidad después de Logroño.

Durante este siglo ha visto aumentada su población, debido a su condición de ciudad y a su pujante actividad agrícola, industrial y comercial. La riqueza de la ciudad se basa sobre todo a su desarrollada agricultura e industria y al importante aumento del sector terciario.

La agricultura se dedica mayormente al regadío, constituyéndose en sostén de la industria dedicada a las conservas.

La base de esta agricultura de regadío es el cultivo de productos de huerta, protagonistas de la feria anual de hortalizas y de las jornadas gastronómicas de la verdura.

En cuanto al sector secundario, abarca todo tipo de industrias, como las conserveras, madera, envases, calzado…etc.

Por lo que se refiere al sector terciario, la ciudad abarca su influencia a lo pueblos vecinos y a varios municipios navarros, ofreciendo todo tipo de servicios, desde centros educativos y hospital, hasta todo tipo de establecimientos comerciales.

Historia

Antigüedad

En la época prerromana el lugar se llamaba Calagurris. Calagurris fue mencionado por primera vez en 186 a.C. como el lugar de una batalla entre los Keltiberianos y los Romanos. Los romanos, comandados por Lucius Manlius Acidinus Fulvianus, fueron capaces de ganar la batalla. Durante las guerras civiles romanas, la ciudad se puso del lado de Quintus Sertorius y le ayudó contra Gnaeus Pompeius Magnus. Resistió con éxito a Pompeyo desde el año 76 a.C. y sólo pudo ser tomada por el legado de Pompeyo, Lucio Afranius, después de la muerte de Sertorio (72 a.C.), después de que los habitantes sufrieron cada vez más hambre que se produjo el canibalismo y que finalmente tuvieron que rendirse. La caída de Calagurris llevó al final de la Guerra Sertoriana.

Fue elevada por Augusto al municipio de Caesaraugusta y se llamó Calagurris Iulia Na(s)sica, para distinguirla de la cercana Calagurris Fibularensis. Bajo los emperadores romanos tenía derecho a acuñar monedas, por lo que se encontraron numerosos ases con las cabezas de Augusto y Tiberio. Augusto también había reclutado parte de su guardaespaldas en Calagurritani (antiguo nombre de los habitantes de Calahorra). Durante los visigodos, la ciudad era una casa de la moneda y, desde el siglo V, la sede de un obispo.

Medievo

En el siglo VIII Calahorra estaba bajo el dominio de los moriscos, lo que al principio tuvo poco efecto sobre los cristianos. Sin embargo, el califa de Córdoba, Abd ar-Rahman III, derribó todas las iglesias cristianas, incluida la catedral, hacia el año 932. En 1045, el rey García III de Navarra conquistó Calahorra y la puso bajo soberanía cristiana.

En el siglo XI, Calahorra recibió una carta de privilegio (fuero), no conservada en su versión original, que, por orden del rey Alfonso I de Aragón y Navarra, se aplicó también a los asentamientos de Funes, Marcilla y Peñalén desde 1110. El rey Alfonso VII de Castilla y León dio a Calahorra un nuevo Fuero. La comunidad estaba dirigida por un señor de la ciudad; el cargo más importante en el consejo de la ciudad lo ocupaba el juez de la ciudad, que fue atestiguado en 1095. La oficina del Alcalde, que puede probarse a partir de 1110, a veces no estaba claramente separada de la del juez.

En los siglos XII y XIII, Calahorra se vio afectada por los frecuentes conflictos entre los reinos de Navarra y Castilla por la propiedad de este territorio. Estas diferencias disminuyeron temporalmente cuando el heredero castellano al trono, Sancho III, se casó con Blanka de Navarra en Calahorra a principios de 1151. Alfonso X de Castilla y León concedió a Calahorra los derechos de mercado en 1255.

Cuando el rey Fernando IV de Castilla y León aún era menor de edad, en Calahorra surgió una controversia en 1300 entre los nobles Juan Núñez II de Lara y Juan Alfonso de Haro, el primero del lado del infante Alfonso de la Cerda y el segundo del del gobernante castellano. Juan Alfonso de Haro golpeó y encarceló a su oponente Lara.

En la disputa militar en la que Enrique de Trastámara luchó contra su medio hermano Pedro I, Calahorra se unió al primero en 1366. Así que Enrique también se proclamó rey en Calahorra. Después de que los soldados de su medio hermano habían podido volver a tomar la ciudad por un corto tiempo, se mantuvo leal a la casa Tras desde 1367.

La perra de Calahorra

Otra historia curiosa y sorprendente es la conocida como La perra de Calahorra. Dicen que cierta familia se trasladó a vivir a Logroño, dejando abandonada a un perra preñada.

El animal parió siete cachorros y tuvo el heroísmo de ir llevándolos uno a uno, asidos por la boca, hasta la capital riojana. De aquí, ha surgido el popular dicho haces más viajes que la perra de Calahorra

Iglesia de los Santos Mártires

La Pila bautismal procede de San Millán de Yécora. Es un modelo único en La Rioja. Tiene forma poligonal con ranuras en los frentes y dos columnas en ángulo; una con capitel vegetal y la otra con una cabeza humana.

Qué visitar en Calahorra

  • Parador Nacional de Calahorra: Intenta recoger la riqueza histórica de la ciudad que, junto a la gastronomía y los productos de la huerta, constituye un eficiente atractivo turístico.
  • Multitud de monumentos históricos: Catedral de Santa María edificio gótico del siglo XIII, reconstruido a finales del XV, al que se añadió la girola, la cabecera y la portada norte. En el siglo XVIII se reconstruyó la fachada. El edificio está construído en sillería y consta de tres naves de altura desigual, crucero, presbiterio y cabecera ochavada con girola, a la que se le abren capillas. El claustro es gótico plateresco, realizado por Martín de Olave. Del retablo del altar mayor destacan las urnas de los santos mártires. La catedral está llena de tesoros, de los que cabe destacar la capilla de San Pedro, con altar de alabastro plateresco, la capilla del Cristo de la Pelota, patrono de los pelotaris, con imagen románico-gótica, la capilla de los Santos Mártires con retablo barroco, la pila bautismal, de estilo Reyes Católicos, la sillería del Coro de estilo renacentista, la esplendorosa sacristía, el cuadro de gran valor Santa Margarita de Cortona, los retablos, el claustro, la torre…
  • Iglesia de San Andrés, Edificio de mampostería de tres naves, crucero y triple cabecera rectangular, con portada a los pies y una gran arquivolta floral encuadrando el tímpano del Calvario. Su interior alberga el retablo rococó del altar mayor y una imagen romanista de la Virgen con el niño. Destaca la sillería del coro de estilo rococó y la Sala Capitular, que guarda valiosos lienzos.
  • San Francisco, edificio del siglo XVII de única nave, crucero y cabecera rectangular.
  • Iglesia de Santiago, Edificio barroco del siglo XVI, aunque la fachada de los pies y la torre son neoclásicas. Consta de tres naves con capillas laterales, crucero con capillas y cabecera rectangular. En el interior destaca el retablo con imaginería barroca y otro retablo con una imagen gótica de Cristo de tamaño natural. Destaca también el valioso cornucopia relicario rococó.
  • Iglesia de Carmelitas Descalzas del Carmen, templo clasicista del siglo XVII, construido en mampostería y ladrillo, que consta de tres naves de desigual altura, crucero y cabecera rectangular. Fachada con hornacina de la Virgen y puertas talladas. El retablo del altar mayor es de estilo clasicista.
  • Iglesia de Carmelitas Descalzas de San José, edificio de estilo clasicista del siglo XVI, construido en ladrillo y mampostería encadenada. En el interior se halla un retablo clasicista. Casa Santa de Calahorra, edificio de mampostería y ladrillo.
  • Iglesia de los Santos Mártires
  • Yacimientos arqueológicos con abundantes restos romanos, destaca el yacimiento La Clínica donde se aprecia la estructura de una vivienda romana del siglo I.
  • Mirador de Bellavista, parques.
  • Palacio episcopal, conjunto de construcciones de varias épocas desde el siglo XVI hasta el XVIII. En el interior se guardan numerosas joyas como orfebrerías, ropas, esculturas y pinturas. *Plazas del Raso y de la Verdura.
  • Museo Diocesano, en el claustro de la catedral.
  • Museo Municipal de Calahorra, instalado en un edificio de principios de siglo, alberga una colección arqueológica permanente y exposiciones puntuales.
  • Crucero de Calahorra, situado en el trayecto denominado “camino de Alfaro”
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp

Deja un comentario