Aurelio Prudencio

Wikirioja

Aurelio Prudencio

Clemente Marco Aurelio Prudencio nació en Calahorra en el año 348 de nuestra era.

Su perfil biográfico nos lo ofrece él mismo en la introducción que puso a sus obras en el año 405.

Dice así “de niño frecuenté la escuela de un riguroso gramático; a los diecisiete años vestí la toga viril y frecuenté los cursos de retórica… Me hice abogado y tuve amargas experiencias en el desempeño del cargo, por lo que pasé a la administración, desempeñando el cargo de Prefecto o Gobernador en importantes ciudades que goberné con justicia y honradez…, por eso me llamó el emperador a su Corte”.

“Inadvertidamente -sigue diciendo- me he vuelto viejo, y ¿de qué me servirán los honores después de la muerte?… Ya sé lo que debo hacer… Al menos con la voz debe mi alma celebrar a Dios… Día y noche sin interrupción alabaré al Señor, pelearé contra las herejías, explicaré el dogma católico, destruiré los templos e ídolos paganos, a los mártires dedicaré mis poemas y ensalzaré a los apóstoles…”

Obras

Fruto de este cambio en su vida, conservamos las siguientes obras de Prudencio:

  • Catemerinon o los cantos del día.
  • Apoteosis o poema de la “divinación” de Cristo.
  • Hamartigenia o pema sobre el origen del pecado.
  • Psicomaquia o batalla que se desarrolla el alma.
  • Contra Simaco, contra las doctrinas del conocido heresiarca.
  • Peristefanon o corona de los mártires.
  • Ditoqueo o doble alimento del espíritu, Antiguo y Nuevo Testamento.

Su obras forman un conjunto de no menos de 20.000 versos en hermosas composiciones métricas siguiendo los ritmos latinos clásicos.

Al presentarse sus obras completas en la moderna edición bilingüe de la Biblioteca de Autores Cristianos, se dice de Prudencio: “Sostuvo la hegemonía incontestable de la gaya ciencia desde Horacio hasta Dante y fue el educador de Europa durante Siglos”.

El siglo XIX registra un resurgir de los estudios prudencianos, continuándose hasta nuestros días.

Aurelio Prudencio
Vota este artículo

Relacionado

Deja un comentario

Menú de cierre