Don Pedro Ximénez de Préjano

Wikirioja

Don Pedro Ximénez de Préjano

Don Pedro Ximénez de Préjano es, sin duda, uno de los riojanos más ilustres del siglo XV.

Nació en Préjano, villa riojana “de abundantes fuentes, de lindas y claras aguas, de diferencias de frutas, olivares y viñas”, como dicen los biógrafos antiguos de nuestro personaje, por los años de 1420, y murió, siendo obispo de Coria, en 1495.

Fue maestro en santa teología, discípulo del Tostado, catedrático en la universidad de Salamanca, provisor de Segovia, cronista del rey Enrique IV, canónigo magistral de Toledo.

Por esta época, 1479, España estaba revuelta por las doctrinas erróneas de don Pedro de Osma contra la verdadera fe de la Iglesia.

El Papa Sixto IV mandó congregar un sínodo en Alcalá de Henares, nombrando la bula a todos los que asistieron y el principal en ella es don Pedro Ximénez de Préjano, que por mandato del cardenal de Toledo, legado del Papa, don Alonso Carrillo, escribió contra los errores de don Pedro de Osma un libro, impreso en Toledo, el año 1486, titulado “Confutatorium errorum contra claves Ecclesiae”. De ese libro dice Mariana, en cita recogida por Menéndez y Pelayo, que está escrito “con ingenio agudo y escolástico”.

Más conocido es su libro Lucero de la vida christiana, que escribió el autor riojano por mandato de los Reyes Católicos para adoctrinar en nuestra fe a los ignorantes y, sobre todo, a los conversos del judaísmo y evitar apostasías.

Menéndez y Pelayo cita una edición del año 1493, en Salamanca, otra de 1495, en Burgos, y, dato curioso, otra en Barcelona, traducida al catalán, de 1496, un año después de haber muerto el autor. Escribió otros muchos libros, como dice Marineo Sículo, entre los que destacamos el titulado de Penitencia, y el Floretum, que es un compendio en dos volúmenes de los comentarios del Tostado sobre san Mateo, obra editada en Sevilla por Paulo de Colonia y Juan Pegnizer de Nuremberga, en 1491.

Propuesto por los Reyes Católicos, don Pedro Ximénez de Préjano fue nombrado obispo de Badajoz en el año 1487; asistió a la toma de Málaga y a la consagración de su mezquita con el famoso cardenal Mendoza. En el año 1489 pasaba de obispo a Coria. Protegió mucho a Préjano, su pueblo natal, donde fundó un hospital, reedificó la parroquia de San Miguel, en la que había sido bautizado, e hizo otras muchas fundaciones pías. Marineo Sículo resume su vida con esta palabras “destacadísimo teólogo, de vida santísimo”.

Don Pedro Ximénez de Préjano
Vota este artículo

Deja un comentario

Menú de cierre