José Ignacio Sáenz Marín

Wikirioja

José Ignacio Sáenz Marín

José Ignacio Sáenz Marín: Nació el 29 de mayo de 1973 en Logroño (La Rioja).

Centrocampista defensivo, fibroso, con melena y un hambre de balón que su delgadez parecía justificar, incansable en la recuperación y la colocación, José Ignacio nació como futbolista en el Club Deportivo Villegas, club modesto de futbol de la barriada de los aledaños de la antigua plaza de toros de la capital riojana “La Manzanera”.

Sus padres explotaban una tienda de ultramarinos en la misma calle de la Manzanera.

Ya de muy pequeño destacaba por su colocación en el campo y recuperación de balones, ya era conocido como “la perla del Villegas”. Fue fichado por el Logroñés, con cuya camiseta debutó el 4 de diciembre de 1993, ante el Fútbol Club Barcelona en el Camp Nou.

Tras el descenso del equipo riojano a segunda división, emigró al Valencia. En el club levantino permanecería dos temporadas jugando 61 partidos de liga y anotando un gol. Durante su etapa en Valencia, Javier Clemente le lleva a los Juegos Olímpicos de Atlanta, donde juega como titular los cuatro partidos que disputa España antes de caer en cuartos de final con Argentina.

Tras dos años en Valencia, padece los vaivenes del equipo che y es traspasado al Real Zaragoza. En el equipo maño permaneció por cinco temporadas, consiguiendo el título de la Copa del Rey frente al Real Club Celta en Sevilla. Fue durante su estancia en el Real Zaragoza cuando debuta con la selección española absoluta de la mano de José Antonio Camacho.

Debutó con la selección en Vaduz, un 5 de septiembre de 2001 en un Liechtenstein – España (0-2), perteneciente a la fase de clasificación para el Mundial de Corea y Japón. Dos meses después jugaba su segundo y último partido con la selección española absoluta, frente a México en un partido amistoso disputado en el estadio Nuevo Colombino (Huelva).

En el verano de 2002, José Ignacio dejaba Zaragoza y llegaba al Real Club Celta de la mano de Miguel Ángel Lotina. Para Lotina, que le conocía de su etapa en Logroño, fue siempre un elemento importantísimo en el centro del campo celeste, y esa relación con Lotina originó que fuese un jugador discutido por la afición de Balaidos. Pero lo cierto es que el jugador riojano en su primera temporada en Vigo fue titular indiscutible con 33 partidos de Liga y 3 goles, y una pieza importante en la clasificación para la Liga de Campeones. De la segunda temporada, de infausto recuerdo por el descenso del Celta de Vigo a segunda división después de 10 temporadasconsecutivas en primera, se recordará también para siempre la participación del Celta en la Liga de Campeones, y el gol de José Ignacio en San Siro frente al Milán que clasificaba al Celta para los octavos de final de la máxima competición europea.

Con la llegada de Fernando Vázquez al banquillo celeste quedó marginado durante la etapa del club en Segunda División, a lo que se unieron una serie de lesiones que surgieron justo cuando había sido titular en un par de encuentros. La gota que colmó el vaso es que en la siguiente temporada, (2005-06) ya ni siquiera fue inscrito. Su comportamiento sin embargo siempre ha sido exquisito y nunca tuvo una mala palabra con nadie. Ya iniciada la liga llega a un acuerdo con la directiva celeste para desligarse del equipo. Tras dejar el Celta fichó por el Logroñés CF (ex Recreación), equipo del que sería después Director Deportivo.

José Ignacio Sáenz Marín
Vota este artículo

Relacionado

Deja un comentario

Menú de cierre