Wikirioja

Pedro de Murga

Pedro de Murga nació en San Millán de la Cogolla en 1602

Este eruditísimo y sabio canonista es más conocido en las cátedras y aulas de Derecho Canónico que entre sus paisanos.

Fue muy fecundo escritor de obras de su especialidad.

Su partida de bautismo dice así: (Al margen) «Fray pode Murga». (En el texto). A dos días del mes de enero del año 1602 yo míguel de bíllar provísor y vícario general de toda la Abadía del monasterío de Sor. St. míllan de la cogolla baptice a pºhíjo de pºde murga y de maría de manzanares su legítíma muger en la íglesía parroquíal del dicho monasterío fue su padríno pode morales todos vezºs. de la V.3 de sanmíllán y por la berdad lo firme fecho ut supra míguel de bíllar».

Fue el segundo de nueve hermanos. El primogénito, llamado Francisco, fue sacerdote y medio racionero en la Catedral de Málaga, favoreció a un sobrino, hijo de su hermano Diego, con cincuenta ducados para que obtuviera el título de Escribano Real.

Pedro de Murga vistió el hábito de San Benito el día 29 de septiembre de 1620 en el monasterio de Santa María de Irache.

Estudió Artes y Teología con mucho aprovechamiento, pero se dedicó, sobre todo, al estudio del Derecho Canónico. En el prólogo de su primer libro titulado Cuestiones Pastorales nos declara los motivos que le impulsaron a escribirlo y a esclarecer muchos puntos sobre cánones.

Fueron esos motivos al ver que querían despojar de sus derechos a su Monasterio.

Notar la ignorancia de los documentos de que adolecían los religiosos de su casa y sentirse, en consecuencia, obligado a salir en defensa de su monasterio, utilizando en su favor el conocimiento adquirido en el continuo manejo de los documentos de su Archivo. ¡Hermoso ejemplo que revela lo identificada que estaba su vida con el ideal monástico y cómo amaba a su comunidad religiosa!. Por eso no nos parece exagerado el siguiente elogio que hace de él el autor de Varones in- signes de la Congregación de Valladolid: «Fue varón de vida inocente, de grande ánimo, benéfico con todos, consigo sólo severo.

Acérrimo defensor de una moral sana, padeció no poco por la justicia, pero se manifestó constante en las persecuciones: y lleno de mérito murió el año 1686».

Pedro de Murga
Vota este artículo

Deja un comentario

Menú de cierre
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola