Rufino Rodrigo Ruiz

Wikirioja

Rufino Rodrigo Ruiz

Rufino Rodrigo Ruiz nació en Rabanera en el año 1912 llegando a Chile con sólo 15 años de edad

Don Rufino Rodrigo Ruiz es uno de los 36 voluntarios del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso que perdieron la vida a causa de la gran explosión que se produjo mientras se combatía un incendio que afectaba a la barraca Schultze de esta ciudad en una de las mayores tragedias bomberiles ocurridas en el mundo, que costó además la vida de un funcionario de Carabineros de Chile y numerosos civiles.

A las 02:10 del 1 de enero de 1953, se declaró un gran incendio en las calles Freire esquina Brasil que afectaba a dicha barraca. La Compañía avanzó con sus dos carros, armando los grifos de Chacabuco esq. Freire y Freire esq. Yungay. A cargo de la “Bola de Oro” (antiguo carro de la compañia), quedó el maquinista y voluntario Honorario Sr. Rufino Rodrigo Ruiz, ubicándose frente al incendio en calle Brasil.

A las 03:05 de la madrugada, mientras la Compañía se encontraba trabajando en el incendio, una violenta explosión de un polvorín ubicado en un inmueble contiguo al siniestrado y del cual no se tenía conocimiento, causó la tragedia.

Tambores con líquidos que se encontraban en el lugar del incendio, con la fuerza de la explosión, volaron a varias calles de distancia. Uno de estos tambores cayó sobre el maquinista Sr. Rufino Rodrigo, quién se encontraba sobre el carro, arrojándolo a varios metros de él y quedando en estado inconsciente, siendo trasladado de inmediato a la Asistencia pública, en donde falleció a las 04:00 de la madrugada.

En total fueron 31 los voluntarios fallecidos aquél día, y otros 5 murieron en los días sucesivos.

El funeral se llevó a cabo en medio de una multitud que lloraba la tragedia, y el cortejo fue encabezado por el Presidente de la República don Carlos Ibáñez del Campo, y acompañado por Ministros de Estado, Parlamentarios, Jefes de las Fuerzas Armadas, y otras Autoridades civiles y bomberiles, y la ceremonia religiosa celebrada por el Obispo de Valparaíso, Monseñor Lira Infante.

Rufino Rodrigo Ruiz
Vota este artículo

Relacionado

Deja un comentario

Menú de cierre