Wikirioja

Salvador Sánchez Terán Hernández

Salvador Sánchez Terán Hernández: Nació el 19 de abril de 1934 en la ciudad de Logroño, donde su padre desempeñaba el cargo de magistrado y presidente de la Audiencia Provincial.

Estudió la Primaria y el Bachillerato en el Colegio San José de los Maristas y, en 1950 se trasladó a Madrid para cursar Ingeniería de caminos, canales y puertos en la Universidad Central.

Tras obtener el derecho de ingreso en el año 1952, se licenció en 1958. De esos primeros ocho años madrileños residió cinco en el Colegio Mayor San Pablo, promovido por la Asociación Católica Nacional de Propagandistas (ACNP).

Allí recibió una importante influencia del pensamiento democristiano, a su vez, hay que destacar que convivió con otros colegiales que, a la postre, desempeñarían una labor de primera fila en la Transición política, como fue el caso de Alfonso Osorio o Marcelino Oreja Aguirre.

Fue presidente de la Juventud de Acción Católica Nacional desde 1959, siendo elegido vicepresidente de la Juventud de Acción Católica Internacional en 1963. A su presencia en esta organización se debe el carácter socialdemócrata de buena parte de sus planteamientos ideológicos. A finales de los años sesenta esta organización sufrió una importante crisis como consecuencia de la falta de entendimiento entre los líderes seglares y el episcopado español. Como señal de protesta ante esta situación, Salvador Sánchez-Terán, dimitió de todos sus cargos. Una vez fuera de la Acción Católica, participó, a finales de 1968, en la fundación del grupo Prolesa, integrado por elementos de ideología liberal que, bajo apariencia editorial, se constituían como asociación de oposición política al régimen de Franco.

En lo que respecta al ámbito profesional, hay que destacar que, una vez finalizados sus estudios universitarios, inció su actividad profesional en la empresa privada en 1959. Pocos meses después fue contratado por el Ministerio de la Vivienda, convirtiéndose posteriormente en jefe del Servicio de Planificación de obras de la Dirección General de Carreteras. Entre 1970 y 1973 fue Director General de RENFE y posteriormente Consejero del Instituto Nacional de Industria (INI). También desempeñó la función de Vicepresidente del Colegio de Ingenieros de Caminos y de Presidente del patronato del CEU.

En la actualidad es el Presidente del Consejo Social de la Universidad de Salamanca, y patrono de la Fundación Villalar-Castilla y León en representación de los Consejos Sociales de las Universidad Públicas de esa Comunidad Autónoma. Además, ha publicado De Franco a la Generalitat (Barcelona, Planeta, 1988) y de La Transición. Síntesis y claves (Barcelona, Planeta, 2008).

En 1973 fue nombrado Subsecretario de Obras Públicas, donde estuvo como colaborador estrecho, en un primer momento, del ministro Gonzalo Fernández de la Mora y, después, de Antonio Valdés González-Roldán.

Una vez fallecido Franco, se trasladó, en enero de 1976, a Barcelona para ocupar el cargo de Gobernador Civil. Allí desempeñó un relevante papel como intermediario entre el Gobierno de Carlos Arias Navarro y las fuerzas políticas democráticas y nacionalistas de Cataluña. En las elecciones generales de 1977 fue elegido diputado en el Congreso por la provincia de Salamanca, en las elecciones generales de 1979 fue reelegido diputado.

A comienzo del verano de 1977 fue nombrado asesor del presidente Adolfo Suárez, siendo el delegado del Gobierno en las negociaciones realizadas con Josep Tarradellas para el restablecimiento de la Generalidad de Cataluña. Ese mismo año se integró en UCD, desempeñando el cargo de Secretario de Organización. Además, en mayo de 1978 fue nombrado miembro del Comité Ejecutivo Nacional de UCD del partido centrista.

Entre febrero de 1978 y mayo de 1980 fue Ministro de Transportes y Comunicaciones, departamento desde donde impulsó importantes cuestiones como la construcción de los aeropuertos de Vitoria-Foronda y Tenerife Sur, la remodelación de Barajas y El Prat, la ampliación del Metro de Madrid o la electrificación de numerosas líneas férreas a nivel peninsular. Además, tuvo que hacer frente al inicio de la crisis del sector pesquero español, que afectó notablemente a las relaciones de España con Marruecos y Mauritania.

En mayo de 1980 fue nombrado Ministro de Trabajo, cargo en el que apenas se mantuvo apenas cuatro meses. Al término de este periodo salió del gabinete. De esta manera, durante los últimos gobiernos de UCD, se le encomendó la presidencia de Telefónica. Con la victoria del PSOE en las elecciones de 28 de octubre de 1982, cesó en el cargo.
Tras la desaparición de UCD abandonó la vida política, dedicándose a diversas actividades privadas entre las que destaca la presidencia de la COPE.

Salvador Sánchez Terán Hernández
Vota este artículo

Deja un comentario

Menú de cierre
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola