Wikirioja

Guardaviñas


Los guardaviñas, chozas o chozos, son edificaciones rurales de piedra, de una sola planta casi siempre de forma circular y una falsa cúpula.

Surgen a finales del siglo XIX, la mayoría se encuentran en la Rioja Alta, en especial en Ábalos, Briones, San Asensio y San Vicente de la Sonsierra.

Uso

Se utilizaban como refugio de agricultores de la vid y sus animales de labor ante las inclemencias del tiempo. También fueron usados por las instituciones de Guardas de Campo, para vigilar desde estos emplazamientos las cosechas.

Arquitectura

La mayoría están construidos prácticamente en seco, con piedras colocadas con escasísimo aporte de argamasa.

Para levantarlos, se partía de un zócalo muy resistente en el que se iban colocando hileras de piedras ­casi siempre planas.

Una vez colocadas piedras hasta una buena altura, se continuaba haciendo círculos de menor diámetro, hasta conseguir que se estrechase tanto el círculo que bastase con una sola piedra para cerrar el techo.

Historia

La aparición de esta construcción coincide en el tiempo con la llegada de la filoxera a Francia que provocó que estos tuviesen que buscar otras zonas de donde traer el vino.

El aumento de las ventas de vino en La Rioja y la introducción de nuevos métodos de elaboración traídos de Francia, fueron haciendo de la viticultura un buen negocio que conllevaba mucho trabajo en el campo para obtener buenas cosechas.

Localización

En La Rioja se han localizado 68 construcciones de este tipo, y según Carlos Muntión, tienen noticias de otras 12 chozas, que han desaparecido en fechas no muy lejanas.

Enlaces externos



Deja un comentario

Menú de cierre